Nuestro follet es un duende trabajador de los que en las casas de labranza de muchos lugares de nuestro pais; se encargaban de vigilar que la lumbre no se apagase durante la noche o realizaban otras tareas domesticas 
El follet

De hecho ya estaba en Can Butjosa antes de que se I instalara la biblioteca, suponemos que hace más de 100 años que vive. Nosotros lo descubrimos en 1988 cuando se quedó pegado con un chicle debajo de una mesa y tuvimos que ayudarle a salir de aquel mal paso. Estaba muy enfadado, tanto que quería irse, pero le prometimos que nunca más le volvería a pasar y se quedó.
 
En una conversación muy seria que tuvimos, acordamos que todos respetaríamos el hecho de que él es el que hace más años que vive en Can Butjosa, y que por tanto tiene todo el derecho que sean repetadas sus normas, las escribimos y  pidió a Ricardo Recio que las dibujara. Entonces,Ricardo, dibujó l'auca grande que desde entonces está colgada en la entrada de la biblioteca y la que tienes en la web que puedes pintar, imprimir, regalar, etc.

Desde entonces también el duende está más feliz y nosotros procuramos no contrariarle. De vez en cuando sabemos que se pasea, le gusta escuchar la música que hacen las hojas de los árboles cuando caen en otoño o escuchar como andan las hormigas, tiene la oreja muy fina, por lo que todos hablamos bajito en la biblioteca.

Algunas veces ha ido más lejos, de hecho hace unos años se fue hasta una escuela de Vic, suerte que los niños se dieron cuenta y al cabo de diez días lo devolvieron.
 
 

No es la única escuela que el duende ha visitado, existe el compromiso de facilitarle la vuelta cuando esto ocurre, nuestra biblioteca es su casa y nosotros nos sentimos muy orgullosos de que sea así.

También sabemos del duende que tiene una amiga especial que se llama Lula que vive en la escuela La Montjoia de Sant Bartomeu de Grau. Es una Folleta diferente, tiene alas y los ojos lilas. Sabemos que se quieren mucho, no hay duda: lo dicen cuando se escriben.
 

la Lula
También tenemos una Bestia que contagia las ganas de leer. Descubrimos que esta bestia habitaba en la biblioteca a raíz del intercambio de bestias fabulosas con las bibliotecas de I'Herault el año 1988. Preguntamos a los lectores, a través de un concurso de redacción, si sabían si existía una bestia y como era. Los que más acertaron como es (lo sabemos a ciencia cierta por qué el follet le dio todos los detalles a Ricardo Recio y este nos la dibujó) son los que viajaron a Francia.
la Bèstia

 
Todos sabemos que puede cambiar de tamaño y tomar la forma de la letra que quiera y que allí se queda camuflada hasta que un lector la lee y contagia las ganas de leer. No da fiebre, ni tampoco picor, sólo da muchas ganas de leer, tantas que uno se olvida de la merienda e incluso de mirar la tele. Siempre ha sido evidente que nuestros lectores leen muchísimo, durante un tiempo nos pusimos la medalla, creímos que era debido a que hacíamos bien el trabajo, pero nos equivocábamos, todo el mérito lo tiene ella.
Y que podemos decir de los osos? Seguro que ya has jugado con ellos o te has apoyado en sus barrigas para escuchar mejor los cuentos que te cuentan ...... La familia de los osos: Bru y sus padres: Bru es un pequeño oso de peluche, suave y manso, al que le gusta mucho que le cuenten historias y leer. Tuvimos que aprender muchas cosas sobre los osos para cuidarlo convenientemente cuando llegó durante el Mes de la Naturaleza del año 1990 siguiendo el camino que había abierto dos años antes la Ricitos de Oro.
Rínxols d'or
Su padre, en Conti, apareció en un contenedor de basuras de Barcelona, Mireia, la chica que lo encontró, se lo llevó a casa y convivieron juntos durante mucho tiempo compartiendo muchas inquietudes hasta que al fin de un tiempo supo la historia de Bru y no dudó ni un momento de que Conti era su padre. Dicho y hecho, en octubre de 1991, nos lo llevó y, padre e hijo, tuvieron un feliz reencuentro La madre: la encontró Sonia Fernández en un campo cercano a la biblioteca por  Navidad, estaba en tan mal estado que estuvo curandose hasta la Fiesta de la Familia durante el Mes de la Paz del 1993, dedicado por casualidad el Año Internacional de la Familia, durante el cual le dimos la bienvenida oficial. Gemma Salas y en Gusti nos hicieron unos dibujos
El tío Olaf: es un gigantesco oso blanco, tío de Conti, que vino del Polo Norte a invitarnos a ir a visitar Escandinavia, lo que hicimos durante las bibliovacances del 96. La familia que lo dejó en el contenedor de enfrente de la biblioteca se sintió muy feliz de conocer, unos meses después, su vínculo con los otros osos de la biblioteca. En el verano de 1999 como hacía mucho calor se fue a su país y volvió a pleno invierno muy bien acompañado por una osético blanca como él que le pone los ojos dulces cuando le cuenta cuentos.
Quadre d'alguns ésser màgics
(Magnífic quadre d'en Jordi Ramon)  
 
Óssos